Cabezal

redes sociales

728 X 90

Elegir un blanco

Vestir: una pasión
Elegir un blanco

Un color atemporal y eterno

Julio 29, 2014

En realidad vivir como hombre
significa elegir un blanco,
apuntar hacia él con toda la conducta,
pues no ordenar la vida a un fin
es señal de gran necedad.
Aristóteles

Texto: Martina Pérez. Producción: Olivia Pérez. 

Celebro la ropa cómoda. El calzado todoterreno, las prendas que abrigan en serio, las carteras tipo bandoleras conscientes que, en cierta etapa de la vida,  una precisa no una, sino cuatro manos libres para llevar mochilas infantiles,  llaves, celular, bolsa de compras… Celebro y agradezco la ropa funcional. Pero ¡qué lindo es mirar hacia atrás, hojear libros y ver fotos de los ‘50 o ‘60, donde damas elegantísimas se tomaban en serio aquello de “lo que es moda no incomoda”! Qué gratificante encontrarse aún hoy con mujeres, muchas ya mayores, que se levantan cada mañana y se visten y maquillan como si fueran a una fiesta. Para algunos puede ser superficialidad, vanidad, pérdida de tiempo. Para mí, es una forma de honrar la vida. Elegir verte bien. Vencer la pereza y la rutina. Encarar el día a día con actitud.

Sí, vestirse íntegramente de blanco requiere coraje. Y compromiso. Y dedicación. El blanco no esconde. Es puro, delicado. Uno tiene que estar a la altura. Pero tanto “esfuerzo” tiene su compensación. El blanco es un color sincero. Arroja luz y pureza en los días grises. Resplandece entre la niebla. Huye de la oscuridad. Y quien tenga esos propósitos… ¡Puede enfrentar cualquier estación!

1

linea
2

linea

Como, por alguna razón, asocio el vestirse con la música y cada nota la encaro con una banda sonora, me despido con Bjork y su Big Time Sensuality. It takes courage to enjoy it; The hardcore and the gentle; Big time sensuality; Sensuality…”

 

 

 

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3