Cabezal

redes sociales

728 X 90

Hombres tejedores: nuevas masculinidades en construcción

Por amor al arte
Hombres tejedores: nuevas masculinidades en construcción

Claudio Castillo Malebrán dirige Hombres Tejedores, un grupo de tejido en Santiago de Chile que reivindica la igualdad de géneros

julio 19, 2016

 

Por Dolores de Arteaga

Reconozco que encontrar a Hombres Tejedores en Facebook me despertó distintos sentimientos. La escena era la siguiente. Varios hombres tejían en dulce montón, moviendo sus manos bien masculinas, toscas. Concentrados en cada punto del tejido, como si les fuese la vida en ellos. Me dio una gran ternura. Porque en mi vida solo había tenido oportunidad de ver a mujeres tejiendo. Me dieron ganas de felicitarlos por ser tan “cracks”. Solo con verlos, sin saber nada más de ellos, se sabía que estaban haciendo lo que querían hacer. Y que estaban realmente donde querían estar.

Claudio Castillo Malebrán, de 27 años, es el profesor y quien dirige el grupo denominado Hombres Tejedores, de Santiago de Chile. Un grupo que supo romper con prejuicios sociales, encarando un oficio que tras varias generaciones no pudo verse de otra forma que femenino en un 100 por 100: “El tejer se asocia a la mujer porque es una actividad vinculada a las labores domésticas y porque requiere de motricidad fina, coordinación y paciencia. Además es una actividad que no requiere fuerza física, sino delicadeza y creatividad”, agrega Claudio.

Claudio es nuevito en el tema. Comenzó en enero de 2016. El grupo lo integran doce hombres permanentes, además de los alumnos que asisten a los talleres. “De a poco se ha ido formando un grupo entretenido. Los chicos tienen entre 25 y 55 años, de profesiones nutricionistas, kinesiólogos, diseñadores, periodistas, informáticos, bailarines y actores. La mayoría solteros, un par casados con y sin hijos. Y ahora, además de dar clases, nos juntamos para disfrutar del tejer, conversar y compartir. Tomamos té y comemos snacks dulces y salados”, me comenta Claudio, quien, además, se dedica al arte escénico, específicamente al circo y a la danza.

Antes de comunicarme con Claudio, me pareció importante la opinión de Cecilia Lalanne, diseñadora de Manos del Uruguay. Le pregunté si tenía conocimiento de algún grupo de hombres que tejiera en Uruguay. Según Cecilia, dentro de la comunidad de Manos hay solo un hombre, y se dedica a teñir la lana. ¡Cómo me hubiera gustado que su respuesta hubiera sido otra! Y ante mi pregunta de: “¿¡Por qué!?”, me contestó: “Es una cuestión de tiempo. Cuando éramos chicas, nuestras madres, nuestras abuelas, tejían. Era una cuestión muy femenina. Después llegó un momento que murió un poco el tema de la manualidad en general, y entre ellas el tejido. Se dejó de coser en las casas. Hoy ha habido un renacer de todo lo que los americanos llaman los crafts, que son el coser, el tejer, el bordar, el pintar, hacer tapices. Una tendencia muy fuerte que se está dando sobre todo en los jóvenes. Y acá en Uruguay, se ve en hombres que estudian diseño o que estén relacionados con alguien fanático del arte del tejer; recién está empezando esta tendencia que valoriza lo hecho a mano. Acá todo es de a poco.”

Volviendo al chileno Claudio, le hice unas cuántas preguntas para sacarme/nos todas las intrigas, de un grupo que no solo está siendo mirado y admirado por el resto de Chile, sino observado con lupa por el resto del mundo. Es que Claudio va a marcar un antes y un después en un mundo donde el feminismo está a boca de jarro.

 

Dolores: Hombres Tejedores.

Claudio Castillo Malebrán: Un punto de convergencia de varones que tejen o que quieren aprender a tejer, propiciando un espacio de encuentro e intercambio de saberes y experiencias, desde nuestras vivencias como seres humanos de género masculino, a través de una actividad socialmente asociada a lo femenino.

D: Contame cuándo aprendiste a tejer.

CCM: Hace seis años, cuando entré a la Universidad. Vi a unas amigas tejiendo y les pedí que me enseñaran. Mi formación en el arte textil ha sido principalmente autodidacta, a través de tutoriales, revistas, libros y experimentación. Hoy en día manejo técnicas como palillos, crochet, telar decorativo, telar maya, telar cuadrado y fieltro. Lo último que estoy aprendiendo es telar mapuche, una de las técnicas que más me ha gustado hasta el momento, por su dificultad técnica y su profundidad simbólica.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTO-1-(te-marco-donde-ponerla-en-el-texto)

 

D: ¿Qué te motivó a formar un grupo de tejedores y que solo fueran hombres?

CCM: Partió por mi motivación personal de compartir lo que había aprendido durante estos años. Y además poder darle la posibilidad a otros hombres de incursionar en esta actividad tan bella que suele asociarse con la mujer. Darnos la  posibilidad de entrar en aquellas actividades vinculadas socialmente a la mujer, y de ese modo cuestionar la construcción de nuestras masculinidades y, por consiguiente, generar nuevas masculinidades: más amables, más tiernas, sensibles y fraternas. En este sentido y considerando el feminismo como un movimiento que busca la igualdad de derecho y deberes entre géneros, sí, Hombres Tejedores se puede ver como una propuesta feminista.

Es decir, la idea es crear un espacio de enseñanza por medio de talleres de tejido básico, intermedio y avanzado exclusivo para hombres, con la finalidad de generar un ambiente cercano y de confianza para aquellos varones que nunca se han atrevido a tejer y que, sin embargo, tienen la curiosidad de hacerlo, así como también, para aquellos varones que ya manejan técnicas de tejido, pero no conocen otros hombres con los cuales compartir el gusto por esa actividad, y, por consiguiente, tienen reservada la práctica solo a espacios privados e individuales; en muchos casos por miedo a los prejuicios y la burla.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTO-2

D: Y cada uno de los integrantes del grupo tendrá sus motivaciones.

CCM: Hay quienes lo hacen por hobby, otros por terapia, otros como una herramienta de trabajo, etcétera.

D: ¿Qué significa para vos el tejer? ¿Qué sensaciones te despierta? 

CCM: Para mí es una herramienta de creación. Puedo volcar toda mi creatividad y amor en él, para crear cosas, desde materias primas sencillas y nobles. Para mí  tejer es un arte como cualquier otro. Es una técnica que permite crear y expresarse.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTOS-3

 

D: ¿En algún momento se sintieron discriminados?

CCM: Sí. Muchos chicos pidieron cuando pequeños a sus madres o abuelas que les enseñaran a tejer, pero ellas se negaron a hacerlo porque consideraban que no era una actividad para hombres. Además, la mayoría de los hombres aún no se atreven a tejer en espacios públicos, por miedo a la burla, los prejuicios y la posible violencia verbal, física o simbólica a la cual pueden verse sometidos. Así mismo me lo manifiestan muchos seguidores de países latinoamericanos como México, Argentina, Colombia, entre otros. Se asombran que esto esté pasando en Chile y añoran que en sus países se generen iniciativas similares, ya que se sienten muy solos ante una sociedad que consideran machista y discriminadora en asuntos de género. En ese sentido, creo que aún queda mucho trabajo por hacer y esta iniciativa busca en parte contribuir en esa causa.

D: Los vi tan concentrados en las fotos y en los videos. ¿De qué charlan mientras tejen? 

CCM: Hablamos de todo. Desde puntos, técnicas vinculadas al tejido, experiencias relacionadas, qué pasa cuando sacás tu tejido en público, además de cosas personales de cada uno. A varios les ha pasado que los han reconocido en la calle por haber aparecido en las redes sociales o la televisión.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTO-4

 

D: ¿Creés que es una tendencia en alza?

CCM: Sí, de todas maneras. Sobre todo acá en Latinoamérica. Se está sembrando una semilla que de seguro germinará en los próximos años. Creo que es una tendencia del Siglo XXI que los hombres empiecen a incursionar en actividades asociadas a lo femenino, y de esa forma construir nuevas masculinidades.

D: ¿Alguno de los integrantes del grupo se lo toman como una fuente de trabajo? 

CCM: Hasta el momento, solo yo. Pero varios chicos que están vinculados con el mundo del diseño lo quieren utilizar como una herramienta de trabajo.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTO-5

 

D: Hoy, ¿se puede vivir del tejido en Chile?

CCM: Sí, pero no es fácil. Aún no se valora el tejido artesanal como se debe.

D: Seguro es un hobby que recomendarías. Dame un “por qué”…

CCM: Porque es una linda forma de meditación activa.

D: ¿Qué tejen los hombres? 

CCM: De todo. Bufandas, cuellos, gorros, chalecos, etcétera.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTO-6

 

D: Estuve viendo que han tenido una gran repercusión no solo en Chile, sino en varios países.

CCM: La respuesta de la gente ante Hombres Tejedores ha sido muy positiva. La mayoría reacciona con sorpresa y admiración, ya que para muchos es la primera vez que ven a un hombre tejiendo. Hombres Tejedores se ha viralizado a través de la redes sociales en muy poco tiempo, generando todo un revuelo en el ciberespacio. Tenemos seguidores de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania e incluso de lugares insólitos como Croacia, Rusia y Tailandia.

D: Planes a futuro.

CCM: Los planes a futuro de Hombres Tejedores es seguir dando talleres de tejido para hombres, y también clases de costura a máquina (siempre para hombres). También seguir generando actividades públicas, abiertas y gratuitas para que más hombres que tejen o que quieran aprender a hacerlo se unan a esta iniciativa. También está la posibilidad de generar una exposición de nuestros tejidos y, eventualmente, generar instancias similares en otros países.

 

HOMBRES-TEJEDORES-FOTO-7

 

D: Seis meses de vida. ¿Qué evaluación hacés?

CCM: La experiencia ha sido muy buena y cada vez se vuelve más interesante. Partimos con un taller al mes y los hombres tímidamente se acercaban a él. Ahora hacemos cuatro talleres al mes y los cupos se agotan. Además, se ha ido formando un grupo constante de personas que participan y de a poco hemos ido generando lazos entre nosotros, entonces además de un grupo de tejido, se está transformando en un punto de encuentro para compartir.

El sábado 18 de junio, en el marco de la celebración del Día Mundial de Tejer en Público, hicimos nuestra primera actividad pública, abierta y gratuita en el Parque Forestal, frente al Museo de Bellas Artes. Fue un encuentro de tejido en el parque,  más un círculo de hombres titulado “Masculinidades en deconstrucción” guiado por la agrupación Crías Iguales. Fue una hermosa jornada donde compartimos  conocimientos de tejido, reflexiones acerca de la construcción de nuestra propia masculinidad y donde enfrentamos el miedo a ser vistos en público tejiendo. Esperamos que sea la primera de muchas más.

 

Contacto:
Hombres Tejedores
Mail hombrestejedores@gmail.com
Fb: HombresTejedores

 

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Por amor al arte

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3