Cabezal

redes sociales

728 X 90
Print Friendly

Mis elegidos del Día del Niño

LC en Portones
Mis elegidos del Día del Niño

Regalar oportunidades de belleza es la consigna para celebrar a los más pequeños

agosto 12, 2016

 

PICKS EDITORIALES

1-FINAL

 

Por Martina Pérez. Fotos Olivia Pérez

Los famosos “Días de…”. Algunos son fechas comerciales. Otros, reivindicaciones. A estas alturas, las discusiones de si son necesarios, a mí la verdad es que me aburren un poco. Me pregunto a dónde conducen, si es que lo hacen a algún lado. En cualquiera de los casos, sean fechas comerciales, sean reivindicaciones, esos días son siempre recordatorios. Días especiales. Quizás como cada día debería de serlo, es cierto. Días que, como todos y cada uno de nuestros días, uno elige cómo vivirlos. Con o sin regalos. Con o sin festejo. Como un día más. Como un día menos.

En el caso del Día del Niño, para muchos, es un día de sorpresas. Podemos vivirlo con ese ánimo. Podemos elegir llenar el carrito con juguetes de última tendencia. Podemos pasarlo por alto y vivirlo como un día más. O podemos dar una tregua a la discusión (¡otro debate ufff!) de si los Pokémon son demoníacos o tiernos, y elegir pasar el día con nuestros hijos. Tan simple como eso. Hacer un paréntesis en nuestra vorágine y optar por regalar “oportunidades de belleza”. Materiales o no.

La invitación es sencilla: rodearlos de belleza. Y belleza en el sentido más amplio del término. Los griegos decían que la belleza es la expresión visible de la verdad y de la bondad. Entonces, ¿qué tal regalar belleza? Experiencias, objetos soñados por nuestros niños, juego libre, risas, silencios. Tiempo juntos. Sin saturarlos. Respetando sus ritmos, su inocencia, su sed de contacto con la naturaleza.

Acá va mi lista de elegidos de Portones para el Día del Niño. Es una selección totalmente subjetiva, como es esperable cuando algo se elige totalmente de espaldas a las tendencias del mercado, con la propia niña interior como única y caprichosa guía. Como dicen los norteamericanos, acá va mi wish list!

  1. Libro Aniversario 80 años de cocina de Conaprole. Blanco y radiante. Pura belleza. Desde el diseño y la fotografía, hasta las historias de personas que generosamente hurgaron en su baúl de los recuerdos, abrieron las puertas de sus hogares y compartieron recetas para el desayuno, almuerzo, merienda, postres, platos para festejar, preparaciones sin azúcar, libres de gluten… Hay para todos los gustos. Cada receta tiene su propia historia y ese plus no tiene precio. No veo la hora de tenerlo sobre la mesa de mi cocina y ver cómo lo adaptan mis pequeños cocineros. Mosca, $ 1.100.  
  2. Acordeón Infantil Memphis. Rebobino en el tiempo y me acuerdo patente de la imagen de Nita, nuestra profesora de música, que irrumpía en el salón ya con su acordeón sonando alegre. Yo quedaba hipnotizada mirando sus dedos danzando ágilmente entre las teclas al son de la música mientras ella sonreía de oreja a oreja. Daban ganas de bailar. Será por eso que para mí el acordeón es uno de los instrumentos musicales por excelencia para los niños. Invita a levantarse de la silla y moverse libremente, compartiendo con los otros esos acordes llenos de color. Palacio de la Música, U$S 47. 
  3. Chocolate Antiu Xixona 72% Cacao. Prohibido prohibir. Esto está claro. Pero si vamos a sucumbir a una debilidad, más aún en complicidad con nuestros hijos, tratemos de que sea saludable. Por eso, los enamorados del chocolate, podemos optar por uno apto para veganos, celíacos y con un alto porcentaje de cacao, un alimento considerado medicinal, capaz de sanar nuestras dolencias, y lo más importante de todo, sentir placer y felicidad! Iberpark,$ 95.
  4. Sales de baño Aromas de la Tierra. Estoy convencida de que el agua y la música calman a las fieras. Sea la edad que sea. Y combinadas, la garantía es segura. Por eso ¿qué tal un baño con sales de uva acompañado, por ejemplo, por Mozart? Piano Concertos No. 21 (Click). Esa noche auguramos dulces sueños para toda la familia. Hecho Acá, $ 100. 
  5. Yogurt helado Llaollao. Amamos los clásicos helados y bienvenidos sean. Pero, ¿y si en nuestra próxima visita a Portones nos animamos a pasar por Llaollao y compartir un delicioso y nutritivo yogurt helado con frutas frescas y frutos secos? Les aseguro que no se van a arrepentir y que el factor sorpresa añadirá todavía más sabor. Llaollao, tarrina mediana, $ 139.  
  6. Vestido mariposas. La primavera se asoma y nada más placentero que prolongar el disfrute adelantándola en nuestro vestuario. Simple y fresco… Dos ingredientes indispensables para sumar belleza. Hering, $ 799. 
  7. Escapada al Arboretum Lussich. Perderse por los senderos de la segunda reserva forestal de Sudamérica es un lujo que tenemos en nuestro país, al alcance de la mano, a pocos kilómetros de Montevideo. Este paraíso es fruto del esfuerzo de un hombre multifacético, Antonio Lussich. Un gran predio que reúne a más de 400 especies exóticas y unas 70 autóctonas. Para pasar el día disfrutando rodeado de verde. El lugar incluye su casa y la historia de vida de esta familia de aventureros. Sobre Camino Lussich, 300 metros al norte de la ruta Interbalnearia. 
  8. Libro Animalium. Un placer para la vista que invita a zambullirse en sus páginas y aprender sobre la evolución de los animales, visitar el museo, el laboratorio de disección, y explorar el reino animal en todo su esplendor. Libros Libros, $ 725.
  9. Pato de peluche. Una variante al clásico osito de peluche. Muy tierno sí, pero por qué no ampliar el abanico y dar entrada a otros animales como este pato silvestre, de la troupe de la espectacular colección Backyard Safari Adventures. Mosca, $  890. 
  10. Amatista. Hace unos años fui con mis hijos y mis sobrinos a la feria. ¿Saben cuál fue el stand que más tiempo nos retuvo? El de las piedras preciosas y semipreciosas. Varones y niñas, todos hipnotizados por la belleza de amatistas, ágatas y otras gemas. Por supuesto cada uno volvió con la propia en su bolsillo, convencido que se llevaba a casa un amuleto con una cantidad de súper poderes incluidos. Y por supuesto, yo misma hasta hoy, no me separo de la mía.  Hecho Acá, $ 1990. 
  11. Championes Reebok. Como tantos otros años, los felinos coparon los estampados esta temporada y llegaron hasta el suelo. Imperdible este par de Reebok para creerse los reyes de la selva. Reebok, $ 2.490. 
  12. Set de botellitas. Si hay algo que niños y grandes disfrutamos son los picnic. Este simpático set de botellas tipo leche tiene un encanto retro imposible de resistir. Y como nos pasa a los grandes con el vino, tomar jugo en un buen envase seguro le confiere otro sabor. Más si es en trío de amigos. Arredo, $ 279 pesos. 
  13. Patineta. Cerrar mi wish list con una patineta estampada de flamencos (La Isla, $ 5.990) es como tocar el cielo con las manos. Y es que pavos reales y flamencos son mis aves perdición. Si a esto le sumo velocidad y acción, ¿qué más puedo pedir?

 

¡A volar y a rollear! ¡Felíz Día del Niño para todos!

 

 

Laleh, Samuel (Click)

Don’t forget the trees
Go and feel the leaves in your hand

In your hand… Don’t forget to wash
And to clean your feet in the open sea

And compare, and compare yourself with the sea…

Don’t forget the bears
Keep the noises inside your head

Keep them safe, keep them safe, it will keep you safe…

Don’t forget the woods
Woohoo…

Samuel, Samuel, Samuel, Samuel
Don’t compare the worst in them

Samuel, Samuel, Samuel, Samuel
With, with the best in you

 

 

 

 

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

banner observador interna 3