Cabezal

redes sociales

728 X 90

Así en las flores como en la vida

Deco & Diseño
Así en las flores como en la vida

“Hay que darle color a todo”, dice Letizia Galimberti, quien con manos de ángel, arma ramos de flores, orgánicos y femeninos. Un don con el que nació y que su espíritu vagabundo disparó

Diciembre 09, 2016

 

 

 

 

Por Dolores de Arteaga. Fotos Olivia Pérez 

“Nunca trabajé haciendo ramos de flores, pero soy diseñadora y vivo a una cuadra de acá. Si necesitan una mano…” Estas fueron las palabras con las que Letizia Galimberti se apersonó a Dilly Lily, una florería en su barrio de Chicago, donde estuvo viviendo ocho años. Esta presentación la pinta en cuerpo y alma, como solemos decir. “Y me contestaron: ‘Entrá a la heladera, agarrá unas flores y hacé un arreglo’. Cuando lo terminé, me dijeron que empezara mañana. Yo feliz, ¡porque la florería es de matarse! Tiene un estilo súper femenino y bien etéreo”, me comenta Letizia en cuanto empezamos la entrevista.

Según me cuenta, desde niña tuvo un vínculo especial con las flores. Parce que las miraba, las tocaba, las olía. Y la decoración es algo intrínseco en ella. Por eso tiene manos de ángel para armar ramos. Es que hay cosas que no se aprenden por más que se estudien. A veces se nace o no “se nace para”, nos guste o no reconocerlo. Y Letizia nació con ese don: “Además, soy estética a full.”

Durante su experiencia en la florería Dilly Lily, y ya convertida en socia, la empezaron a llamar de grandes empresas, como Kehoe Designs, con el fin de hacer arreglos florales para las entradas de hoteles. “Pude vivir de algo que para mí era un hobby, yo nunca había concebido en mi vida que de las flores podía hacer una carrera”, reflexiona Letizia. Unas y otras, propuestas que la fueron tentando a superarse, a ir creciendo en lo suyo. Es más, todos bríos de inspiración. “Ahí empezó mi amor total por las flores. Me anoté en la facultad para estudiar Botánica y Paisajismo. Hasta que me volví a Montevideo en el 2013, seguí a full”.

 

 

 

 

Letizia tiene 41 años, estudió Diseño de Interiores y Bellas Artes. También hizo un Profesorado de Inglés. “Si me preguntás como me defino, soy polifacética, pero mi background es el Diseño y las Bellas Artes, que fue lo que estudié, aunque nunca se me dio por pintar.” En cuanto a su mundo laboral, empezó trabajando como profesora de inglés y después en una aerolínea internacional, en el área de Marketing. “Y ahí empecé a viajar. ¡El tema de los viajes me despertó todo! Es que viajar despierta vocaciones. Acá en Uruguay nos quedamos todos en el envase. Por suerte hay personas que se empujan, porque hay que darle color a todo.” Después estuvo un tiempo en contacto con el rubro textil, a medias con una cuñada. En este momento se encuentra viviendo y trabajando en Montevideo, volcada cien por ciento al diseño, a la decoración de casas y a las flores.

o

“¡El tema de los viajes me despertó todo! Es que viajar despierta vocaciones. Acá en Uruguay nos quedamos todos en el envase. Por suerte hay personas que se empujan, porque hay que darle color a todo”

o

Define su estilo como femenino, muy orgánico: “Me encanta hacer arreglos con frutales, así como con ramas de la granada, su flor y su rama son alucinantes. Lo más es hacer un arreglo con el olivo. También con el clavel del aire, aunque acá se denigra un poco, porque los que conocen de plantas saben que va secando al árbol. También me gusta en los arreglos la presencia del musgo, de las hojas secas, de elementos naturales que de repente la gente desecha.”

Pero Letizia no solo arma arreglos florales, ni tampoco solo vive de decoraciones grandes, sino que decora para eventos, cumpleaños, cenas. “Si no tienen ganas de estresarse con la decoración, me llaman y yo armo todo. Pongo las flores y si es necesario cambio los muebles de lugar. Dejo todo pronto para que la persona reciba gente con la casa espectacular.”

“¿Dónde me gusta poner flores? Por supuesto que depende de la época del año. No me gustan las casas que están llenas de floreros por todos lados, porque le quitás protagonismo a algo que tiene que ser protagonista por si mismo. Me gustan flores en lugares puntuales. Arriba de una estufa de leña, sobre todo en las fiestas. Si la persona tiene una mesa de café o una mesa central, me gustan los arreglos bajos, que no sea muy invasivo. En un arreglo siempre tiene que haber algo verde, no tiene por qué ser una flor, pero sí una rama, una hoja. La naturaleza tiene que estar integrada siempre.”

o

“Me encanta hacer arreglos con frutales, así como con ramas de la granada. Lo más es hacer un arreglo con el olivo. También con el clavel del aire. Me gusta en los arreglos la presencia del musgo, de las hojas secas, de elementos naturales que de repente la gente desecha”

o

Letizia no descarta ninguna flor y ninguna planta, siempre y cuando estén en su mejor expresión, en su apogeo. Si bien tiene sus debilidades: “Para mí, `la´ flor es la dalia. Los amarilis son súper elegantes y accesibles; las orquídeas, si bien son un cliché, son divinas. También muero con las hortensias, los jazmines y las gardenias. Aquí en el Uruguay pensar en algo fresco es pensar en el jazmín. Las crasas me gustan todas, y aunque ahora estén de moda, me gustaron desde siempre.”

Y el dicho “En casa de herrero cuchillo de palo…” no podía fallar. Me comenta que en su casa casi nunca pone floreros con arreglos. Según Letizia, el uruguayo ya de por sí tiene poca costumbre de tener flores en sus casas: “Trato de imponer esa costumbre, de ir a cenar a la casa de alguien y llevarle un arreglo. Lo hago siempre y me miran como si fuera un extraterrestre (risas). ‘Floralmente’ hablando, me fascina Londres. Ese cariño que tienen por las flores es cultural. Vas a cenar a una casa y te traen una rosa. Cultivan sus jardines con mucho amor y lo comparten. Mi madrina, que es inglesa, es de las personas que más me motivó con el tema de las flores. Cuando sale una rosa muy linda en su jardín, le saca una foto y me la manda (risas). ”

 

 

 

 

Un buen arreglo, según Letizia, antes que nada tiene que ser agradable y armónico al ojo. Además, tiene que ser algo distinto, nuevo: “Me gusta que tomen riesgo, que tomen elementos que no estén tan vistos. No me gustan cargados. Menos es más, me define bastante. Y con lo que trabajo mucho es con los habitáculos, los floreros; soy de ir a la feria y comprar algo art deco, por ejemplo.”

o

 “Voy para el lado que quiere ir la flor. Yo respeto mucho las formas geométricas, la armonía y el equilibrio, ya que dentro del desorden del arreglo floral tiene que haber un orden, una armonía”

o

Su inspiración, sin lugar a dudas son sus viajes. “No miro al de al lado. Yo hago la mía. No miro lo que se usa y lo que no. El tema de la tendencia en plantas es muy relativo”, comenta.

Y, de acuerdo a sus propias palabras, si bien hay una técnica para el armado de un ramo de flores, hay algo muy intuitivo: “Voy para el lado que quiere ir la flor. Yo respeto mucho las formas geométricas, la armonía y el equilibrio, ya que dentro del desorden del arreglo floral tiene que haber un orden, una armonía. Me gustan mucho los arreglos salvajes, los tropicales. Cuando fui a la Toscana volví con la idea fija de los olivos; y cuando vengo de Brasil, vuelvo a full con lo tropical.”

Y para terminar, Leti, como la llaman sus amigos, me cuenta que tiene gran facilidad para encontrar la belleza a todo. Y con solo hablar con ella, uno se da cuenta que así es. Porque quien está constantemente rodeado de naturaleza, siempre va a encontrar gratitud y belleza en su camino.

 

 

Fotos de ramos y decoraciones: Gentileza de Letizia. 

Contacto
Leticia Galimberti
letiziagalimberti@gmail.com

 

 

 

 

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3