Cabezal

redes sociales

728 X 90

El alma de la tierra

Cuerpo & Alma
El alma de la tierra

Inés y Belén Cambón y sus fertilizantes naturales TerrÁnima. Un emprendimiento joven con una fuerte mirada verde hacia el futuro

Enero 31, 2017

 

 

Por Dolores de Arteaga. Fotos Olivia Pérez

 

 Conocí a Inés Cambón en una peregrinación a Israel. Charla va, charla viene, sentimos como si nos conociéramos de toda la vida y nos convertimos en compañeras inseparables de viaje. Claro está que el viejo y querido “¿A qué te dedicás?”, no tardó en llegar. “Con mi hermana hacemos fertilizantes naturales.” Por supuesto que, ante esa respuesta, vi una nota enseguida. Por lo poco que la conocía a Inés, pude percibir la manera en que trabajaría.

No di vueltas y le hice saber mi intención de hacerle una nota. “¿Te parece?”, fue lo primero que atinó a decirme Inés. “Mirá que no somos una súper empresa”, agregó. A lo que le expliqué que en La Citadina nos gustaba mostrar no solo los emprendimientos en su apogeo, sino también cuando están haciendo camino al andar.

Cuando le pregunté a Inés por qué ella y su hermana dejaron sus ascendentes carreras laborales para dedicarse desde hace cuatro años a TerrÁnima, un emprendimiento de fertilizantes naturales, ella, sin titubear dos segundos, me contestó: “Para nosotras la naturaleza es muy importante y la verdad es que nos preocupa que para mucha gente la motivación de trabajar la tierra sea solo económica. Es una lástima.”

Inés (35) y Belén Cambón (37) fueron prácticamente criadas en el campo. Inés es licenciada en Recursos Humanos y Relaciones Laborales y trabajó durante seis años en Philip Morris; es mamá de Benjamín de 4 y Alfonso de 2 años. Belén trabajó durante 11 años como Gerente de Marketing en Autolider (Mercedes-Benz) y es mamá de Juliana de 5, Lorenzo de 4 y Clementina que acaba de nacer.

Dolores: ¿Por qué TerrÁnima?

Belén Cambón: “Anima” en catalán quiere decir “alma”. La palabra entera quiere decir “el alma de la tierra”.

D: Sus mundos laborales estaban lejanos de los fertilizantes naturales. ¿Cómo llegaron a ese emprendimiento?

IC: Empezamos a hablar de negocios, con ganas de hacer algo positivo para alguien, que nos dejara ganancias pero que nos permitiera a su vez tener calidad de vida. A mí me encanta ir al tambo, oler las vacas… No tengo más campo y lo extraño. Un día a mi hermana se le ocurrió hacer algo con el humus, así que empezamos a investigar y surgió el emprendimiento. La verdad es que no sé en qué momento mi hermana lo pudo ver con tanta claridad (risas), porque cuando me contó lo que se le había ocurrido era una idea fantástica. Aprovechamos el techo de su casa como lugar de pruebas, usando unos medios tanques grandes, ya que necesitás espacio para elaborarlo. Después lo mudamos a mi casa en cajas enormes, y hace dos años lo mudamos a unas instalaciones más grandes, que nos permiten producir más en menos tiempo.

o

“Para nosotras la naturaleza es muy importante y la verdad es que nos preocupa que para mucha gente la motivación de trabajar la tierra sea solo económica. Es una lástima”

o

D: ¿Y sintieron más libertad, menos presión laboral?

IC: Sí, pasamos a no tener presión. Teniendo la materia prima, las lombrices y la bosta, se hacía el producto. Nos daba el tiempo para todo, haciendo pruebas y errores sin tener que ir a una oficina. Lo podíamos hacer en el tiempo que quisiéramos y además cuadraba que el producto era muy bueno. Con el tiempo vimos que a la gente le interesaba mucho. Así empezamos con el humus de lombriz.

El producto nos fascina a las dos. Hoy involucro a mis hijos en el trabajo, ¡les encanta!, ¡aman las lombrices! Leemos y estudiamos permanentemente. ¡Igual siempre aclaro que no somos químicas! Contamos con el apoyo de Magdalena Iturria, ingeniera química, que es una genia.

 

 

D: ¿Cómo es el humus de lombriz?

IC: Lo hace una lombriz californiana roja, que procesa materia orgánica, transforma residuos orgánicos en un abono. Y nosotras, para hacerlo de mejor calidad, utilizamos bosta de vaca. Esto es una pata importante de nuestro proyecto, ya que de esta manera también ayudamos a los tambos, porque sus residuos son un tremendo problema a nivel nacional, no saben qué hacer con ellos. Nosotros no es que les resolvamos el problema entero, pero colaboramos desde nuestro lugar.

o

“(Nuestro humus) lo hace una lombriz californiana roja, que procesa materia orgánica, transforma residuos orgánicos en un abono. Y nosotras, para hacerlo de mejor calidad, utilizamos bosta de vaca (…). De esta manera también ayudamos a los tambos”

o

D: ¿Qué beneficios tiene el humus para la tierra?

IC: Ayuda a las plantas a retener el agua, lo cual es de los impactos más positivos, por lo que se riega menos, colaborando con la sequía. Retiene mejor los nutrientes, con lo cual se usa menos fertilizantes.

 

 

Nuestro humus es un restaurador de suelos que nos dio muy buenos resultados a nivel de las plantas. La tierra revive, porque le estás echando un producto vivo. A las plantas las ayuda a mantener las hojas y las flores abiertas por más tiempo. Se puede aplicar en cualquier lugar, sobre cualquier tipo de suelos y plantas. Y no existe la sobredosificación. Es cien por ciento natural, así que nunca le va a hacer daño al ecosistema. Empezamos haciendo humus sólido, pero hoy día vendemos solo líquido.

D: ¿Propiedades?

IC: Tomamos residuos del tambo y de las avícolas; le ponemos guano de ave que básicamente aporta mucho nitrógeno, también le ponemos melaza que se saca de la caña de azúcar, la cual alimenta a las bacterias y microorganismos mientras se está procesando la fórmula. Después se le agrega ácido húmico, un líquido que ayuda a ligar los micronutrientes. Algo que es muy innovador es el EM (Microorganismos Eficientes), un probiótico que tiene muchas propiedades y que es un gran diferencial en nuestro producto. No conozco otros fertilizantes que tengan EM y tampoco tan alto porcentaje de materia orgánica. Yo, en lugar de regar el humus con agua común, lo riego con agua diluida con EM. ¡No te puedo explicar cómo cambia el proceso de hacerse el humus! Se hace más rápido y queda espectacular.

o

“No conozco otros fertilizantes que tengan EM y tampoco tan alto porcentaje de materia orgánica. Yo, en lugar de regar el humus con agua común, lo riego con agua diluida con EM. ¡No te puedo explicar cómo cambia el proceso de hacerse el humus!”

o

D: ¿Un sueño?

IC: Que llegue a todos los lugares del país y poder poner el producto en grandes áreas, porque los impactos positivos podrían apreciarse mucho más. Es divino poder aplicarlo en tu jardín, pero lo que realmente aporta es ayudar a las tierras, a los campos, donde la tierra se trabaja. Este producto aporta a la tierra a seguir produciendo sin desgastarla.

D: Como reflexión final…

IC: Nuestra idea inicial era algún día ayudar realmente y devolverle algo a la Tierra.

 

 

Contacto

TerrÁnima
Cel 095 148 145
Mail hola@terranima.uy

 

 

 

 

 

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3