Cabezal

redes sociales

728 X 90

Entre nudos de amor

Deco & Diseño
Entre nudos de amor

Nudo, el emprendimiento uruguayo que tiene al macramé como bandera. Una tendencia mundial que cuenta cada vez con más seguidores en Uruguay

Febrero 21, 2017

 

 

Por Dolores de Arteaga. Fotos: Olivia Pérez

Creo en los momentos de iluminación. Esos chispazos que nos hacen ver algo cotidiano, que quizás en otro momento lo pasaríamos por encima, con ojos nuevos. Con mirada de emprendedor. Ese fue el caso de Carlos: “Vi un telar en la barbacoa de casa, hecho por mi madre, que había quedado tremendo. No tenía ni idea cómo se llamaba eso que hacía con las manos (risas), así que le pregunté. Y me dijo que se llamaba “macramé”. Enseguida entré en Internet, y me empecé a interiorizar en el tema. Encontré que en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda estaba re de moda y que había muchas mujeres que tenían sus estudios donde ejercían la técnica. ¡Y le dije que nos largáramos a hacer macramé en Uruguay. Le di la mano para el empujón.”

 

 

Así fue el comienzo de Nudo Macramé Studio, donde trabajan Laura Martínez (55) con sus dos hijos, Sara Gloodtdofsky (28) y Carlos Patrón (22). Una iniciativa que comenzó en octubre del 2016. Laura actualmente está jubilada. Es policía especializada, dactilóscopa; su trabajo consistía en identificar individuos a través de las huellas dactilares. Sara es escribana y abogada y, además, estudia comercio exterior. Me comenta: “Pero no son cosas creativas. Cuando mamá empezó este proyecto con Carlos, encontré un lugar donde desarrollar ese lado mío. En diciembre renuncié al estudio donde trabajaba, así le podía dedicar más tiempo al nuevo proyecto. En cuanto a mi profesión, sigo con clientes independientes. Le estamos poniendo mucho empeño a Nudo y nos gusta porque es familiar.” Carlos estudia Administración de Empresas y le queda un año para recibirse. “Yo le doy el lado más empresarial, ya que trato de aplicar lo que aprendo. Además, manejo las redes. Mi tarea es apoyarlas en todo; lo que yo no quiero tejer, pero como vienen los pedidos… Me parece que me pongo a tejer en cualquier momento (risas). La magia es de ellas dos.”

Y así, en estos pocos meses que se hicieron conocer, uno va viendo sus telares decorando tiendas y fiestas. Porque el macramé y los telares, esa linda junta, cada vez suman más adeptos. Por no decir fans. Y el abanico lo integran todas las edades. Los eligen adolescentes para decorar sus cuartos, así como también marcan cancha en baños de visita, dormitorios, corredores, decks y más. La imaginación es el límite.

 

 

Me encantó ver y sentir este emprendimiento familiar. Me resonaba en mi cabeza la frase: “Acá hay familia.” Me produjo mucho placer ver cómo Laura, como una mamá gallina, tenía a sus hijos trabajando con ella. Estaban distendidos y disfrutándose los unos a los otros. Según Sara: “Este es más disfrutable que mi otro trabajo, a pesar de que a veces acá haga más horas. Antes tenía compañeros, pero acá estoy con mi familia y nos acompañamos mucho más… Y también nos peleamos mucho más (risas), todo es más intenso.” A lo que Laura, la mamá, agrega: “Nos divertimos mucho. Hay momentos que pelean mucho, como niños chicos. Supuestamente yo soy la patrona, pero se me está yendo de las manos, ahora ellos me mandan a mí. ” Y Carlos remata: “Igual no me conocés a mí (risas). Soy ‘Patrón’ de apellido.”

o

  “Este es más disfrutable que mi otro trabajo, a pesar de que a veces acá haga más horas. Estoy con mi familia y nos acompañamos mucho más… Y también nos peleamos mucho más, todo es más intenso.”

o

En determinado momento de la entrevista Carlos se tuvo que retirar a estudiar. Estaba preparando un examen.

Dolores: Como que acaban de empezar y no dan abasto…

Laura Martínez: Sí, está en pañales. Empezó con la idea de Carlos y a Sara le gustó y se sumó; ella ya sabía la técnica, pero se perfeccionó un poco más. Es algo que siempre le interesó, desde chiquita tenía mucha manualidad. La técnica del macramé te lleva mucho tiempo, y al principio Sara no tenía tiempo para la actividad. Pero desde que dejó el trabajo está a full con Nudo.

Yo tejo desde los 10 años. Soy de Tacuarembó, y me acuerdo que mi abuela me sentaba en la puerta del zaguán a hacer cosas en crochet; hasta el día de hoy conservo un monederito. El macramé lo aprendí en la escuela pero fue algo que dejé y retomé cuando me jubilé, en el 2015.

D: Laura, después de tanto tiempo, ¿por qué retomaste el macramé?

LM: Cuando me jubilé encontré que tenía demasiado tiempo libre. Empecé a investigar y me acordé del macramé y comencé de vuelta a tejer tapices. En cuanto hice los primeros, a todo el mundo le gustaron.

D: ¿Qué tiempo le dedican al macramé?

LM: Tenemos bastante demanda y le dedicamos desde las 10 hasta las 20 horas  aproximadamente, y así podemos llegar a cumplir nuestros pedidos.

D: ¿Cuánto tiempo lleva hacer un tapiz?

LM: Depende de la trama y el tamaño, aunque todo lleva su tiempo. Aproximadamente semana y media.

D: Laura, es un emprendimiento familiar que lleva muchas horas, donde están implicados casi todos… Menos tu marido. ¿Qué dice él?

LM: Me apoya bastante, pero la verdad es que me lleva muchas horas y a veces le dice a los chicos: “¡Ustedes van a matar a su madre!” (risas). Se preocupa porque a veces estoy mucho tiempo parada y me canso. El no entiende que me canso, pero que me acuesto feliz.

D: ¿Qué respuesta tuvieron los primeros tapices?

Carlos Patrón: Un impacto bastante grande. Nuestro trampolín para arrancar fueron las redes sociales. Lo que vimos es que los tapices tienen mucho impacto en la gente de mi edad, cosa que está buenísima porque ahí no estaríamos hablando solo del adulto como único tipo de consumidor de nuestro producto. Y eso nos da alas para seguir.

LM: Aunque uno diga “macramé” y se acuerde de las abuelitas (risas).

D: ¿Por qué les parece que guste tanto el “estilo macramé”, con todo lo que este término conlleva?

LM: Es que es un estilo que va con lo rústico, con la piedra, con la madera, con el verde. Y si lo ponés en un apartamento lujoso en Punta del Este, queda divino también.

o

  “Es que es un estilo que va con lo rústico, con la piedra, con la madera, con el verde. Y si lo pones en un apartamento lujoso en Punta del Este, queda divino también.”

o

D: ¿Cuántos modelos hicieron hasta ahora?

Sara Gloodtdofsky: Tenemos 24 modelos, cada uno con su nombre. Aunque buscamos la pieza única. Nos gusta diseñar algo particular para el cliente. Hace poco le diseñamos un tapiz a una chica de Chile que nos encontró en Instagram; se lo mandamos y quedó feliz.

Macanudo, Geo, Mostacho, Estambul, Macondo, Equilibrio, Péndulo, Festón, son algunos de los nombres elegidos por los tres “al tun tun”, asociando situaciones y cosas. Nos da gracia poner los nombres a los tapices, nos gusta.

D: ¿Productos hit?

SG: El Macondo y el Festón, que es una guirnalda que la hemos hecho con y sin palo, grande y chica, y siempre queda bien.

D: En este mundo globalizado, donde todo tiende a masificarse, ¿consideran que Nudo tiene una impronta personal?

Carlos Patrón: Sí, claro.

LM: Eso no quiere decir que no haya cosas similares, pero siempre va a estar el toque de Nudo. El Macramé son 50 tipos de nudos diferentes y, según cómo los combinás, la pieza que sacás, entonces siempre van a haber piezas parecidas.

D: ¿Quién diseña?

CP: Mamá, además de bailar mientras teje, siempre dibuja. Involucra lo que está de moda pero no te das cuenta. No está encasillada y siempre tiene un toque de ella, una visión distinta de todo. Pero igual, todos investigamos un poco.

D: Materiales…

SG: Usamos fibras de algodón naturales. Nos gusta mezclar mucho distintas texturas. No nos limitamos a un solo material, y eso nos permite generar cosas distintas.

D: ¿Cuál es el color más pedido?

SG: ¡El color crudo! Hay gente que se tira más al color, pero no son todos, son los más jugados. También es más difícil para nosotros el tema del color, encontrar el material y que sea de calidad. Lo tenemos que teñir nosotras.

LM: En el Uruguay no se consiguen algodones gruesos, de buena calidad, de color; más bien se consigue el crudo y está bueno, porque te combina en todos lados.

D: ¿Qué valor le dan a lo artesanal?

SG: Lo que queremos hacer es reivindicar el producto artesanal y no en serie, que sea una cosa única para tu espacio y que te sientas que es hecho para ti. No es una cosa china, tiene  calidad y diseño.

o

  “Lo que queremos hacer es reivindicar el producto artesanal y no en serie, que sea una cosa única para tu espacio y que te sientas que es hecho para ti. No es una cosa china, tiene calidad y diseño.”

o

LM: Y la verdad es que así hagamos un tapiz igual a otro, nunca van a quedar exactamente iguales, es imposible.

 

 

D: Lo más lindo de lo artesanal es la imperfección.

LM: Eso mismo dice Carlos. Es así y chau.

D: Por ahora sólo rubro tapices. ¿Piensan ampliar la marca?

SG: Estamos trabajando para sacar, en breve, una línea de luminaria. Pantallas divinas de diferentes tamaños. También revestimientos de cables.

Además estamos trabajando muy fuerte en la decoración de eventos, principalmente casamientos. Hacemos arcos de bodas, que visten mucho un lugar, sobre todo cuando hacés un Civil en una casa.

 

 

D: Y a futuro, ¿en qué otros productos se proyectan?

LM: La idea es hacer pies de cama, almohadones, y senderos para la mesa. También cortinas, que quedan muy lindas.

D: Algo que rescaten de este tiempo que llevan haciendo esto.

SG: La gente lo quiere para alegrar y decorar, no te llaman con un problema y hay que salir a resolverlo ya; es un trabajo con buena onda.

 

 

 

Contacto:

Nudo Macramé Studio
Cels. 099 610 831 / 099 922 868
Instagram @nudomacramestudio
Facebook NUDO Macrame Studio

 

 

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3

Not3