Cabezal

redes sociales

728 X 90

Ellos, testigos del fútbol

Cuerpo & Alma
Ellos, testigos del fútbol

Mateo Cortés y su librería online especializada en fútbol. Su pasión: mirar, aprender y “hablar de”. Un fuerte sentimiento que sin pensarlo, lo llevó a cubrir un vacío que existía en nuestro país

Febrero 24, 2017
Desconcertado de mí mismo,
acongojado por el sismo,
pateando lunas y pelotas de papel.
Acostumbrándome al olvido,
fui buscando algún testigo
y me encontré con los amigos del ayer.
Armar el cuadro con retazos,
despertar a los portazos
de un vestuario siempre a punto de llover.
Agustín Lucas

 

 

 

Por Dolores de Arteaga. Fotos Olivia Pérez

 

Cómo me gusta que en nuestro país se vayan creando productos de nicho. Ir hilando cada vez más fino. Empezar a especializarnos en determinados artículos, asuntos o servicios. Me parece que esto nos hace crecer. Y para eso hay que apoyar a los emprendedores, y de esta manera acompañar a un Uruguay que se despegue de la media y que no apunte hacia abajo.

Librería de fútbol, emprendimiento online, es la primera librería especializada en fútbol de nuestro territorio nacional. Y es uno de esos proyectos “de nicho”. Mateo Cortés, su ideólogo, cree que es algo que realmente faltaba en nuestros lares. “Era verano, no tenía nada que hacer. Estaba tirado en un sillón, mirando por la ventana y leyendo Herr Pepp (Marti Perarnau), un libro sobre Guardiola, que me costó horrores arrancar a leerlo. Una vez que empecé me resultó inspirador. Me iluminé y mandé un par de mails a una editorial en España y a una librería en Argentina, contando el proyecto que me había armado en mi cabeza. Tenía muchas ganas de tener algo mío.” Así empezó todo, el 26 de mayo de 2016.

Mateo tiene 26 años y en estos momentos se encuentra haciendo la tesis de la carrera Comunicación en la ORT. Había estudiado tres años de Economía pero no le gustó; paralelamente, estudió Periodismo Deportivo como hobby. Hoy trabaja full time como Director de Cuentas en la Agencia de Publicidad Pimod.

Dolores: Largaste el proyecto el Día del Libro. 

Mateo Cortés: Sí. Era el Día del Libro, ya lo estaba por largar, y dije: “A partir de hoy empiezo a vender.” Fue casual que fuera un 26 de mayo porque yo ya venía con un trabajo de unos seis meses previos que tenían intención de estirarse un año más. Quería empezar en el 2017, no sentía que tenía tiempo para una exigencia más, pero soy ansioso y empecé a planificar y a contactarme con gente hasta que fui a una reunión y empecé a contar todo lo que tenia, el modelo de negocio, etcétera, y cuando terminé de hablar la persona me dice: “¿En qué te puedo ayudar, si ya tenés todo resuelto?” (risas). Llegué a mi casa pensando en todo eso y me di cuenta que contar todo lo que había hecho hasta ese momento era lo que me faltaba para darme cuenta de que tenía todo listo.

D: Contame tu vínculo con el fútbol.

MC: Soy fanático del fútbol. Nací con un problema del pie y me operaron a los pocos meses de nacido; aprendí a caminar y a patear la pelota con yeso. Como vivimos en apartamento toda la vida, mamá me llevaba a la placita o al parque Batlle a jugar con la pelota. Y desde los 6 años, además de dibujitos, veía partidos de fútbol. Siempre me gustó jugar pero nunca me destaqué; me encanta saber, mirar y hablar de fútbol.

D: Y sos periodista deportivo. ¿Te desempeñaste como tal?

MC: Sí. Trabajé tres años en un portal que se llama Urugol.com, donde escribía una previa y una crónica de los partidos. Terminé siendo el redactor responsable periodístico.

o

  “Mi valor agregado es que me especializo en fútbol. Y hay libros que yo vendo que no están en ningún lado. A Uruguay llega entre un 10 y un 15 por ciento de los libros de fútbol que hay en el mundo”

o

D: Me imagino que sabrás mucho de fútbol.

MC: Sí, eso te lo puedo decir con propiedad (risas). Me gustaría leer más, pero estoy nueve horas en el trabajo, después voy al gimnasio, estudio, estoy con mi familia, veo a mi novia y además, la librería… Me queda poco rato para leer. Lo que sí hago es siempre leer un libro de fútbol, aunque trato de mezclar con alguna otra cosa. Pero no me gusta todo con respecto a la lectura, no leo cualquier cosa.

D: ¿Qué criterio de selección utilizás para los libros que vendés en tu web? 

MC: Cuando era lector puro y duro, y no tenía nada que ver con la venta de libros, siempre leía la contratapa, y si tenía prólogo, lo leía también. Ahora llego al libro con un conocimiento bastante profundo, por Internet, algun review, algún dato de lo que dice la gente del libro, etcétera. Y en otros casos miro el índice y veo si hay algún capitulo que me interese para leerlo. Eso es lo que hago hoy en día para elegir el libro. Yo ya no soy un lector común y corriente. Pero me gusta este conocimiento, porque es el que me permite asesorar y vender.

 

 

D: Emprendiste en un rubro que para ti era complemente nuevo: la venta de libros. 

MC: Sí, yo era ajeno a este mundo. No sabía ni cómo se ponía el precio a un libro; el precio viene dado, existe el precio de venta al público y se respeta. No es como con la Coca Cola, que cada restorán la cobra a un precio distinto. Por un lado está bueno pero por otro, crea la necesidad de tener que destacarte. Mi valor agregado es que me especializo en fútbol. Y hay libros que yo vendo que no están en ningún lado, no los traen a Uruguay, yo los traigo del exterior. Eso ya es un diferencial. A Uruguay llega aproximadamente entre un 10 y un 15 por ciento de los libros de fútbol que hay en el mundo.

D: Es increíble que a pesar de ser un producto de nicho haya que buscar, además, diferenciales. 

MC: Sí, claro. Hace poco hablé con una persona que muy inteligentemente me dijo que apuntara al Interior, ya que no hay librerías, lo que hay es algunas papelerías. Y las distribuidoras tampoco llegan al Interior, así que tenía que aprovecharlo también, entonces llegamos al Interior por el envío de agencias. Mi librería tiene alcance nacional pero también internacional, ya que recibo pedidos de Chile, México, y les hago el envío por correos privados. La verdad es que el fútbol genera tantas pasiones; podés encontrar, por ejemplo, una persona en México que te pida el libro Tripa y Corazón, de Líber Quiñones, delantero de Racing.

D: ¿Qué público compra libros de fútbol?

MC: Descubrí que hay dos tipos. El público del hincha del fútbol, que lee libros más comerciales, biografías, etcétera; y el público de los técnicos, de los preparadores físicos, psicólogos deportivos, que leen literatura más técnica, para los cuales hay un gran mercado de libros. Este último público te diría que es el más fanático, porque por una cuestión de necesidad son personas que los necesitan para estudiar.

o

  “Hay dos tipos de público. El del hincha del fútbol, que lee libros más comerciales, biografías, etcétera; y el público de los técnicos, de los preparadores físicos, psicólogos deportivos, que leen literatura más técnica”

o

D: ¿Me podés nombrar algo de literatura técnica?

MC: Desde un libro que se llama Mourinho versus Guardiola (Juan Carlos Cubeiro; Leonor Gallardo), que habla de la manera en que dos técnicos reconocidos a nivel mundial gestionan un vestuario, y cómo esto se aplica a la vida diaria y a la vida empresarial. Hasta uno que se llama Del Bayern de Munich al Bayern de Pep (Oscar Cano Moreno), ahora agotado, que habla cómo a nivel táctico y a nivel técnico Pep Guardiola cambió el futbol alemán. Son libros que los abrís y tienen gráficas y tablitas, pero a los técnicos les sirven mucho.

D: Mirando tu web veo un libro sobre Obdulio Varela. ¿Tienen salida los libros históricos?

MC: Sí. El que me nombrás se llama Obdulio – El último capitán (Radamés Mancuso). Se vende porque fue una figura de renombre mundial que marcó y cambió la época del fútbol. Marcó tendencia, y eso lleva a que cada libro que se hace de él sea llamativo y genere un montón de ventas.

D: ¿Ves muchos fanáticos?

MC: Sí, aunque no soy amigo del fanatismo. Yo no me considero fanático, el fanático no da lugar a una opinión secundaria. Estamos en un mundo donde el fanatismo ha hecho estragos. Como el fanático del fútbol, de la política, de la religión, etcétera. En todos los órdenes de la vida, el fanático se abstrae demasiado y no ve otras cuestiones.

D: Un libro que te haya marcado…

MC: El fútbol a sol y sombra (Eduardo Galeano), tenía 12 años cuando lo leí. Lo más reciente de lo que puede hablar el libro es de Italia ’90 o de Francia ’98, pero después eran todas cosas de su época. Es un clásico que tiene su particularidad y ha tenido reconocimiento mundial. Te cuento que yo empecé a leer libros de fútbol después del de Galeano. Al mismo tiempo que me compraron el de Galeano, había salido Harry Potter y le pedí a mi madre que me lo comprara… Pero no llegué ni a la página 20.

o

  “No soy amigo del fanatismo. El fanático no da lugar a una opinión secundaria. Estamos en un mundo donde el fanatismo ha hecho estragos, en el fútbol, la política, la religión, etcétera”

o

D: ¿Qué te marcó de ese libro?

MC: No lo sé. En mi biblioteca lo tengo apartado del resto de los libros, y dos por tres leo secciones especificas. Creo que lo que me atrajo en su momento, mas allá de que fuera de fútbol, fue su rápida lectura, de narraciones cortas, reales.

D: ¿Un filósofo del fútbol…?

MC: En mi conocimiento serían Galeano (Eduardo) y Franklin Morales, pero no leí nada de este último.

D: Libro hit.

MC: Fútbol Total (Arrigo Sacchi), de un entrenador italiano que marcó una época y no se había escrito nada de él hasta que dijo una frase muy curiosa: “La victoria podrá quedar en los libros, pero la forma de conseguirla queda en la cabeza de la gente”. Su libro es una mezcla de biografía y técnica, habla de su modelo de juego, de su manera de pensar, y es consumido por diferentes tipos de público.

D ¿Cuál es la biografía que más se haya vendido?

MC: La que sigue siendo un éxito es Hasta la última gota, la biografía de Fabián O’Neill, que sacó una nueva edición no por ser ampliada, sino porque sigue siendo un éxito.

 

 

D: Y una internacional…

MC: Soy Zlatan Ibrahimović, que se vendió un montón. Y la gente pide mucho cosas del Cholo Simeone en general, aunque no sean biografías. También se consume todo lo que tiene que ver con Pep Guardiola.

D: De segunda mano, ¿vendés?

MC: No, pero podría ser una opción. Son cosas que están a la vuelta, que a veces empezás a generar ideas y es difícil de plasmarlas… Y tengo que luchar con mi ansiedad (risas), aunque es mi motor y me ayuda.

D: ¿Libros para niños?

MC: Sí, claro. El otro día me escribió una abuela para hacerle un regalo a su nieto de 4 años. Los que más se venden son los de Baldi (Daniel). Ha tenido tanto éxito que tiene un contrato con su editorial y sólo puede escribir para ella; encontró un nicho que no estaba desarrollado.

D: ¿Hay un boom de literatura de fútbol, o es una percepción mía?

MC: Sin duda que lo hay, y es a nivel mundial. Creo que es porque en el fútbol el material está hecho, está dado, y solo hay que bajarlo, plasmarlo en un libro, en un juego, en un programa de tele, de radio, etcétera. El mundo entero es futbolero y mueve millones, pero también es una locura el contenido que mueve el fútbol.

D: Hay muchas mujeres futboleras. ¿Tenés clientas mujeres?

MC: Personalmente, lectoras de libros de fútbol no conozco. Desde el principio quise posicionarme como un “solucionador” de regalos para hombres.

o

  “Te diría que hay un trasfondo en todo esto y es la necesidad de promover la lectura. A mí no me interesa a través de qué medio lea la gente, si quiere utilizar la tecnología que lo haga. Creo que al libro y a la lectura hay que defenderlos a ultranza”

o

D: ¿La gente te pide asesoramiento?

MC: Sí. Menos de la mitad llega con el libro resuelto.

D: ¿Alguna vez te planteaste escribir un libro de fútbol?

MC: Sí, y si bien no lo tengo totalmente afinado, ya tengo un tema en mente y un párrafo mínimo escrito. Escribir me encanta, me encanta el periodismo.

D: Hace poco que te largaste. Fotografía al día de hoy.

MC: Hay que tener en cuenta que una librería de futbol funciona, que los compradores existen, el mercado rinde y que se pueden hacer más cosas de las que yo hago. Ahora la gente me empezó a pedir libros no sólo de fútbol, sino también de deportes en general, como tenis, rugby, etcétera. La gente misma me lleva a más.

D: Como persona, ¿qué te deja este emprendimiento?

MC: Ante todo aprendizajes, sin duda. Y ahí, en la palabra “aprendizaje”, hay un punto sobresaliente, que es el escuchar, que es algo que siempre deberíamos entrenar y saber hacer. Creo que este emprendimiento se ha formado por saber escuchar, entender e interpretar. Y a eso le sumo una impronta personal.

D: Para cerrar.

MC: Te diría que hay un trasfondo en todo esto y es la necesidad de promover la lectura. El fútbol es un buen medio y acá la persecución es la lectura en general. El libro es interesante como un todo, como una herramienta de aprendizaje, por eso hay que tenerlo, mirarlo, prestarlo, cuidarlo, porque con un libro uno puede estar en el país más increíble. A mí no me interesa a través de qué medio lea la gente, si quiere utilizar la tecnología que lo haga, porque en definitiva está leyendo. Creo que al libro y a la lectura hay que defenderlos a ultranza. Ese es mi cierre.

 

Contacto
www.libreriadefutbol.com.uy

 

Fotos: gentileza Mateo

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3

Not3