Cabezal

redes sociales

728 X 90

La reina latina de las pistas

Cuerpo & Alma
La reina latina de las pistas

Hace 30 años que ninguna mujer ocupa uno de los 20 asientos de Fórmula 1. Tatiana Calderón, colombiana, seguramente lo consiga. Aguerrida, disciplinada y fuerte, es una orgullosa abanderada del sexo femenino en las pistas del mundo

Abril 11, 2017

 

 

Por Dolores de Arteaga

 

Su piel parece de porcelana. Como de muñeca antigua. Sus rasgos son delicados. El manejo de sus manos, al acompasar el habla, es sumamente suave. Con un tono de voz etéreo, que suena monocorde, su buena educación traspasa los videos de Youtube. Todas características intrínsecas a su persona, que sólo se ven sacudidas una vez que se calza el casco…

Ella se llama Tatiana Calderón, tiene 24 años, y es bogotana. Con una gran historia construida en el mundo del automovilismo, hoy está compitiendo en las series GP3. Digamos que el hecho de descubrir a una mujer compartiendo un mundo asociado puramente a lo masculino, no solo despertó mi admiración, sino que hizo que inmediatamente me contacte con ella. Tatiana me cuenta: “Mis familiares dirían que soy una persona tímida, dedicada y más bien poco agresiva, pues no todos me ven en acción en las carreras ni perciben lo que yo siento al bajar la visera del casco.” A lo que también agrega cómo se ve ella: “Me considero una persona dedicada, apasionada y, con el casco puesto, agresiva.”

A la edad en que muchas de sus amigas jugaban a las muñecas, ella descubrió su vocación. Su pasión. Tatiana ni en sueños imaginaba que aquél día, uno como cualquier otro, le cambiaría la vida para siempre. Todo sucedió yendo a alquilar karts a una pista de la capital colombiana. En sus palabras: “Tuve mucha suerte de encontrar lo que me gustaba tan temprano. Sí, lo deseaba y mucho, y fue gracias a la insistencia a mis papás que conseguimos que nos compraran un kart a mi hermana y a mí. Al principio algunas de mis amigas me acompañaban a alguna carrera, pero ya después se fueron aburriendo, e íbamos sólo mi familia y yo. Igual hoy muchas de ellas me apoyan, aunque no puedan ir a las carreras.”

o

“Mis familiares dirían que soy una persona tímida, dedicada y más bien poco agresiva, pues no todos me ven en acción en las carreras ni perciben lo que yo siento al bajar la visera del casco”

o

Inmersa en una familia de tres hermanos, Paula (31) y Felipe (21), siempre se sintió contenida por ellos y por sus papás. “Somos todos muy unidos. A pesar de vivir distanciados los siento muy cerca, porque hablamos todos los días y son mi apoyo, mis consejeros. Mis papás están cada vez más metidos en el deporte, ya hasta se saben los nombres de los equipos y de todos mis rivales.”

Tatiana vive en Madrid desde los 18 años. Apenas graduada del colegio, tuvo que dejar su Colombia natal para ampliar horizontes: “Tuve que dejar mi país cuando empecé a correr en monoplazas. Desafortunadamente, en Colombia no tenemos una categoría que nos permita aprender allí y luego salir.” También me comenta que Madrid le gusta mucho, aunque le “hacen falta muchas cosas de Colombia”, sobre todo la familia.

En un futuro no tan lejano veremos a Tatiana en las pistas de Fórmula 1. Conocerla un poco me fue suficiente para poder dar mi palabra.

 

 

Dolores: ¿Que se siente ser mujer y piloto de desarrollo de la Fórmula 1 (categoría previa a F1)?

Tatiana Calderón: Es algo muy especial, algo que he deseado y por lo que he trabajado desde pequeña. Es un honor poder representar a las mujeres en un mundo dominado por hombres, y demostrar que sí podemos.

D: ¿Hasta dónde te gustaría llegar profesionalmente?

TC: Quiero correr en Fórmula 1, quiero ser la mujer que después de más de 30 años vuelve a ocupar uno de los 20 asientos disponibles.

D: ¿Cuánto tiempo estimás que te lleve llegar?

TC: Es difícil decir cuánto tiempo, pues como todo depende de muchos factores, pero me gusta pensar que en dos años puede ser posible.

D: Mundo difícil para una mujer. ¿Tenés que pelearla mucho?

TC: Sí, porque es un mundo dominado por hombres donde las mujeres tenemos poca credibilidad y aceptación. He tenido que superar diferentes obstáculos a lo largo de mi carrera, como la ergonomía de los carros, ya que están diseñados para otras dimensiones y he tenido que ir encontrando cómo hacer esas modificaciones que me permitan dar el máximo. He tenido que pelear contra los ingenieros y probar una y otra vez que estoy ahí para competir, y que puedo ser igual o más rápida que los demás hombres que están ahí.

o

“Es un mundo dominado por hombres donde las mujeres tenemos poca credibilidad y aceptación. He tenido que superar diferentes obstáculos a lo largo de mi carrera, como la ergonomía de los carros, ya que están diseñados para otras dimensiones (…). He tenido que pelear contra los ingenieros y probar una y otra vez que estoy ahí para competir, y que puedo ser igual o más rápida que los demás hombres que están ahí”

o

D: ¿Cómo te tratan en la pista?

TC: En la pista quienes no me conocen me tratan diferente a los hombres, porque creen que no voy a ser lo suficientemente competitiva, por eso tengo que ganarme el respeto. Pero cuando les pruebas lo que puedes hacer, te tratan como uno más. Fuera de la pista, normalmente todos son amables.

D: Para tus compañeros de carreras, ¿qué significa terminar atrás tuyo?

TC: Siempre es duro para ellos. Al inicio del día me saludan, pero si quedan detrás no, y lo mismo ocurre con sus padres. Sólo sus madres se solidarizan con el género y entienden lo difícil que puede ser competir en un mundo dominado por hombres.

D: En general, ¿qué genera ver a una mujer al mando de un auto de carrera? 

TC: Depende, como en todo hay gente que te apoya, sobre todo las mujeres, así como existen otras personas que desaprueban tu rol como piloto y creen que estás ahí por cuestiones de marketing; pero en realidad, no se dan cuenta de todo el esfuerzo que hay detrás.

D: Con la mano en el corazón, ¿una mujer puede ser igual o mejor corredora que un hombre? 

TC: Definitivamente es posible, si no lo creyera no estaría donde estoy hoy. Creo que tenemos muchas cualidades que pueden ser muy útiles a la hora de competir, sólo necesitamos oportunidades para demostrarlo.

D: Los hombres, naturalmente tienen más fuerza que las mujeres; esto, ¿en qué influye?

TC: Sí, las mujeres tenemos un 30 por ciento menos de masa muscular que los hombres, por lo que tenemos que entrenar más para reducir esa diferencia. Por ejemplo, yo corro en una categoría que se llama GP3 (categoría que se encuentra dos escalafones por debajo de la Fórmula 1), y ahí no tenemos dirección hidráulica, por lo que el timón es muy pesado y hay que tener mucha fuerza para poder cruzar. Además, dada la duración de las carreras, necesitamos fuerza y resistencia para aguantarla toda. La Fórmula 1, en cambio, tiene dirección asistida, pero lo que más sufre es el cuello que soporta hasta 4G (cada G es aproximadamente 7,5 kg), ¡por lo que hay que entrenar muy duro!

 

 

D : ¿Entrenás a diario ?

TC: Sí, entreno todos los días entre cuatro y cinco horas. El entrenamiento específico se concentra más que nada en antebrazos y hombros, aunque simultáneamente hacemos muchos ejercicios de core (núcleo o centro que se utiliza para referenciar a un grupo de músculos claves para corredores) y piernas, pues también son importantes. Para que los músculos se puedan recuperar bien después de un entrenamiento de fuerza, al día siguiente hago un entrenamiento más enfocado en el área cardiovascular, como montar en bicicleta, correr y natación, entre otros.

o

“Nervios sí sientes y mucha adrenalina. Es muy emocionante (…). (En la muerte) no es algo en lo que estoy pesando cuando estoy corriendo. Trato de dar lo mejor de mí, y simplemente disfrutar”

o

D: ¿Cómo es un día tipo tuyo? 

TC: Me levanto temprano y entreno toda la mañana. Después salgo a almorzar o cocino en la casa, dependiendo del tiempo que tenga; luego vuelvo a entrenar. En la tarde voy por un café, pues como colombiana es una de esas tradiciones que no puedes omitir (risas). Finalmente, a comer y a dormir…¡Pero hace mucho no tengo un día tranquilo!

D: Cuando está por empezar la carrera, ¿sentís miedo?

TC: No, creo que si sintiera miedo no lo estaría haciendo. Lo más importante de todo es poder disfrutar lo que haces, porque seguro será lo que mejor ejecutas y en lo que concentras toda tu energía. A mí me encanta mi trabajo. Nervios sí sientes y mucha adrenalina. Es una mezcla de sensaciones, pero es muy emocionante.

D: ¿Alguna vez se te cruza la idea de la muerte, en la pista?

TC: No es algo en lo que estoy pesando cuando estoy corriendo. Trato de dar lo mejor de mí, y simplemente disfrutar.

D: ¿Tenés novio? 

TC: No, no tengo.

D: ¿Saldrías con un corredor? 

TC: Pues por ahora no lo he pensado, pero si llegara a hacerlo preferiría que fuera de una categoría diferente a la mía.

D: ¿Te ves como mamá? 

TC: No sé, tal vez algún día.

D: ¿Venís de familia de corredores?

TC: Mi papá nunca pudo correr, pero es como su sueño frustrado. Le encantan los carros y las carreras, y eso ayudó a que fuera más fácil convencerlos, a él y a mi madre, cuando empezamos a correr mi hermana y yo.

D: De niña, ¿a qué jugabas?

TC: Siempre me han gustado los deportes, así que normalmente estaba practicando alguno. Me llevo solo dos años con mi hermano, así que de pequeños hacíamos muchas cosas juntos como jugar fútbol, tenis y montábamos mucho en patineta. Desde que nací tenía moto, ya que la había heredado de mi hermana Paula.

D: ¿Eras buena alumna?

TC: Sí, siempre me dediqué mucho, porque mis papás me decían que sólo podía seguir corriendo si me iba bien en el colegio. Así que me propuse ser la mejor y me gradué con distinción, a pesar de faltar en forma frecuente por las carreras. No quería tener un motivo para que me quitaran los karts.

D: ¿Estudiaste o estudiás alguna carrera universitaria?

TC: No, estoy 100 por ciento dedicada al automovilismo. Intenté estudiar algunas cosas compaginándolas con mis carreras, pero no fue posible, pues estas últimas demandan mucho tiempo. Cuando no estás en los test, tienes que estar entrenando físicamente, en preparación con el equipo, o tienes que viajar mucho. Te queda muy poco tiempo libre.

D: Hoy día, ¿qué es lo que más disfrutás haciendo? 

TC: Deporte. Me gusta mucho montar en bicicleta, jugar tenis, esquiar en agua y nadar. También me gusta ver deportes, voy al estadio a ver al Real Madrid y sigo mucho tenis también.

D: ¿Te gusta la moda?

TC: Me está empezando a gustar, pero lo que más me gusta es la ropa de hacer deporte.

o

“(En el estudio) siempre me dediqué mucho, porque mis papás me decían que sólo podía seguir corriendo si me iba bien en el colegio. Así que me propuse ser la mejor y me gradué con distinción, a pesar de faltar en forma frecuente por las carreras. No quería tener un motivo para que me quitaran los karts

o

D: ¿Sos creyente? 

TC: Sí, soy católica.

D: ¿Sos “amiguera”?; ¿Te gusta salir de noche?

TC: No tengo muchas amigas; con tantas carreras y viajes queda poco tiempo para eso. Mis amigos son principalmente mi familia y mi hermana, que me acompaña a todas partes. Salir de noche tampoco es algo que me guste mucho. Al final del día, después de tanto entrenamiento, estoy cansada, y lo que más quiero es descansar. Salgo muy de vez en cuando.

D: Reconocimientos que has cosechado…

TC: En el 2008 fui Campeona Nacional de Karts en Estados Unidos (Stars of Karting East Division); en el 2013 fui la primera mujer en subir al podio en la prestigiosa Fórmula 3 Británica; fui nominada como “Mejor Mujer Deportista en Colombia 2014”; recibí reconocimiento por parte de la FIA Sport Américas Awards en 2015; y en el 2016 conseguí el título de Subcampeona en la MRF Challenge, con un total de cinco podios y una victoria.

D: ¿A qué corredores admirás? 

TC: Crecí admirando a Juan Pablo Montoya. No me perdía sus carreras, es impresionante todo lo que ha conseguido. Ojalá podamos seguir viéndolo correr muchos años más.

D: ¿Conocés Uruguay?

TC: Desafortunadamente no, y es algo que me gustaría hacer. Conocer más países en Latinoamérica. Me encantaría conocer Montevideo, y he oído cosas muy bonitas sobre la Colonia del Sacramento.

D: Para cerrar, me gustaría una reflexión.

TC: Simplemente que estoy trabajando. Dándolo todo para conseguir uno de esos 20 asientos de Fórmula 1, poder representar a las mujeres y poder cambiar la percepción que se tiene sobre nosotras en este deporte.

 

 

Créditos fotografías: Dutch Photo Agency / Antonio Amador

 

Contacto

Mail info@tatianacalderon.com

Instagram tatacalde7

www.tatianacalderon.com

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3

Not3