Cabezal

redes sociales

728 X 90

El arte de hablar desde una viñeta

Por amor al arte
El arte de hablar desde una viñeta

María Eugenia Elorza, más conocida como Funkymarucha es una joven promesa de la ilustración. A través de sus viñetas que reflexionan sobre la vida y temas cotidianos, ha logrado hacerse un lugar en el mundo de las historietas

Abril 21, 2017

 

 

Por Verónica Correa. Fotos Olivia Pérez

Sus scripts son certeros, a veces críticos y ácidos. Es fácil identificarse con ellos, lo que indefectiblemente suele sacarnos una sonrisa de la cara, algo maravilloso hoy en día. Quedamos en vernos en plena Semana Santa, en un cafecito que a las dos, casualmente, nos gusta. Fue una charla amena y entretenida, en la que quedó en evidencia mi vejez no asumida, varias veces. Sobre todo cuando en una dice: “…esto fue hace años, en los ‘90”. Si tuviera que dibujar algo ahora, dibujaría una mandíbula que cae hasta el piso. Para la edición de esta entrevista me tomo muchas licencias justamente por eso, para poder reflejar la juventud y frescura de la entrevistada, y para ello debí conservar modismos, repeticiones, etcétera, que en otra ocasión hubiera quitado.

María Eugenia (24) es diseñadora gráfica y trabaja en una agencia de marketing digital donde puede ser creativa y, en sus palabras: “meter mucho dibujo”. Es una chica de risa fácil y aunque no se cree graciosa, lo es. De una forma sutil e inocente. Es tímida a la hora de presentar sus trabajos. Por eso la vía digital es el vehículo ideal para ella.

Dice que Argentina es la meca, donde están todos los genios de la ilustración, pero por ahora no piensa en cruzar el charco. “No me gustaría vivir en Argentina”, aclara muy segura. Vivió en Nueva York unos meses donde realizó una pasantía para Candela, la marca de la uruguaya Gabriela Perezutti. “Fue mi primer trabajo formal, aprendí a trabajar con los estándares de Nueva York”, recuerda. Confiesa que el ritmo era tal cual lo que refleja la película El diablo viste a la moda. Empezó planchando vestidos y poco a poco fueron dándole más cosas, al final no querían que se fuera: “el trabajo habla solo”, reflexiona, con una madurez inesperada, quizás, en alguien tan joven.

Todavía le cuesta aceptar la etapa que está viviendo a nivel profesional y la repercusión que están teniendo sus trabajos. No puede creer que la llamen para una entrevista y se emociona con cada like que reciben sus dibujos.

 

 

Verónica Correa: ¿Te dicen Marucha por María Eugenia?

Funkymarucha: Sí, pero ahora me dicen @funkymarucha.

VC: ¿Cómo fue que llegaste al nombre @funkymarucha?

FM: En realidad cuando empecé tenía un nombre re pensado, en latín, que era Verum et gracia, que quiere decir “verdad y gracia”. Era re chica y estaba como re copada con ese nombre re formal, me parecía re cool (risas) Después me di cuenta de que no reflejaba mi espíritu y buscando un usuario para Instagram, salió @funkymarucha. Lo de funky, es como un juego de palabras. Fun, de gracia, funky porque me encanta la música funk, no sé, me gustaba como sonaba y junto con mi apodo, que no es muy normal, me pareció que quedaba bueno. El usuario estaba libre y ¡listo! Es un nombre mucho más descontracturado.

VC: ¿Desde cuando hacés tus viñetas?

FM: Desde chica, siempre me gustó dibujar. Cuando empecé el liceo me fui involucrando más; ahí fue que surgió ese nombre re formal, y bueno fui mutando.

VC: ¿Qué fue lo primero que recordás haber dibujado?

FM: Un caballo, me acuerdo perfecto. Fue un deber del colegio, tenía que dibujar mi animal favorito. Mi papá me hizo uno para que lo copiara y yo me acuerdo de haberme esforzado montones para que me saliera bien, el trazo, los colores, todo, supongo que por eso me acuerdo tanto.

 

o

“Soy la Kardashian de mis amigas”.

o

 

VC: En tus cuentas en las redes, Instagram y Facebook, decís: “Soy una gordita que se cree graciosa”, ¿por qué?

FM: No, gordita no soy, tengo un poco de sobrepeso. Para mis amigas soy “la gordita”, todos me dicen así, mi familia, mi novio. Soy la Kardashian de mis amigas (risas). No me importa ser la gordita, es más un chiste interno que otra cosa.

 

 

VC¿Y lo de que se cree graciosa?

FM: Eso es porque en la vida real no soy graciosa, para nada. Entonces, es muy raro que la gente me de likes por las cosas que publico, me encanta, porque a mí me cuesta ser graciosa. En mi grupo de amigas siempre se reían de mí porque llegaba tarde a entender los chistes, era horrible para contar un chiste… Por eso es tan raro que me pase esto.

 

o

 “…en la vida real no soy graciosa, para nada. Entonces, es muy raro que la gente me de likes por las cosas que publico”.

o

 

VC: ¿Cómo vivís esto de ser reconocida por tu obra?

FM: Me pellizco todos los días porque no sé cómo me pasó esto.

VC: ¿Cómo es el proceso creativo de @funkymarucha?

FM: Siempre es inmediato. Ando todo el tiempo con libretas en las cartera, en el auto, en mi mesita de luz, igual me sirve una servilleta. Es inmediato porque si no lo anoto enseguida se me va la idea. Cuando le empiezo a dar muchas vueltas a una idea se me hace cada vez más difícil bajarla a tierra, encontrarle un cierre. Por lo general son cosas que pasaron, por eso lo inmediato. Muchas de las cosas sobre las que dibujo pasaron en la vida real. Estoy en una reunión con amigas y si sale algo, alguna dice un “bardo” y ellas mismas me dicen: “Salió un @funkymarucha”. Me ha pasado que ilustré algo con alguna amiga y el novio la llama y le dice: “Esa sos vos”.

 

 

VC¿Usás la historieta como una forma de expresar cómo ves la vida?

FM: Sí, lo hago como algo natural. Es más, cuando no puedo dormir me saco lo que tengo en la cabeza, lo transformo en un dibujo y me quedo más tranquila. Hago catarsis. La pintura y la escritura las uso para desarrollar una veta más artística en el sentido tradicional de la palabra. Especialmente con la escritura, para hacerme volar un poco más la cabeza.

 

o

“…cuando no puedo dormir me saco lo que tengo en la cabeza, lo transformo en un dibujo y me quedo más tranquila”.

o

 

VC: ¿Cómo se logra ese poder de síntesis en una imagen?

FM: Es un ejercicio, algo que vengo practicando hace mucho tiempo. Antes, cuando recién empecé, hacía tiras de más de una viñeta, comic scrips, y después con Instagram me empecé a dar cuenta de que se entendía más si hacía de una sola. Era más divertido, más dinámico. Era un desafío más grande también, pero después que empecé me encanta; volver a lo otro, al comic script, me costaría. Fue un proceso, es encontrar la acción que define a determinado momento y de ahí sacás un fotograma que resume toda la idea. Crear el diálogo, si hay uno o dos personajes, todo eso me resulta más interesante en una sola viñeta.

VC: ¿Las historietas las hacés a mano?

FM: Las hago a mano y sobre papel, no me sale hacerlas de otra forma. Mi letra no me sale sobre una pantalla, tampoco me sale con otras lapiceras, puedo dibujar sólo con las que yo elijo, son tipo las de arquitectura, las cuadradas. Un trazo bien negro, que no se corre ni destiñe.

VC: La elección del blanco y negro para tus viñetas es casualidad?

FM: Cuando era mas chica usaba acuarelas, pero me gustan más en blanco y negro y no es por nada en especial, capaz para que los colores no distraigan.

 

 

 

VC: ¿Quiénes son tus referentes?

FM: Soy una enferma de las historietas y el humor gráfico, me encanta. Mi top número 1 es Alejandra Lunik (@soyalejandralunik), es la Maitena de mi generación, no tiene desperdicio. Es argentina, el grafismo es alucinante, sus viñetas están cargadas de contenido sociológico, pero de forma muy divertida. Tute (@Tute.dibujante), Troche, La Cope, (@lacopecope) también es otra salada.

 

o

“Antes el humor era más político y era más machista”.

o

 

VC:  Ahora hay una corriente de mujeres en el mundo de la ilustración y las historietas, ¿qué crees que pasó? ¿Antes era más de hombres hacer historietas?

FM: Antes el humor era más político y era más machista. En Argentina la que abrió las puertas del humor gráfico para las mujeres fue Maitena, hablando de cosas de mujeres: de los pelos, las menstruaciones, el amor, los hijos, el sexo. Esto fue hace años, en los ‘90. Después, apareció la gente de La Editorial Común (www.laeditorialcomun.com), que empezaron a publicar cantidad de libros de ilustradores independientes, además de capos consagrados como Liniers o Macanudo, y eso le dio un empuje brutal a la disciplina, además no tenían prejuicios de si eras hombre o mujer y ahora con Instagram, ya está.

VC: ¿Ya no es necesaria una editorial?

FM: ¡No, con Instagram no hay límites!

VC:  ¿Te parece que falta un espacio, que no sea digital, donde los ilustradores puedan plasmar su trabajo? ¿Revistas, diarios?

FM: A mí de revistas nunca me llamaron, nada me gustaría más que ver mi trabajo en algo impreso. Lo mío hasta ahora ha sido todo digital. Es decir lo hago en papel pero luego lo subo a Instagram, Facebook, o trabajos de corte digital. Me llaman mucho para hacer campañas de marcas pero todo digital. Pero creo que hay espacio. Es más, el otro día soñé que me publicaban una cosa y casi me muero, me levanté tan contenta.

 

o

“…nada me gustaría más que ver mi trabajo impreso”.

o

 

VC: ¿Las marcas están empezando a ver que una interpretación femenina y, a través de una viñeta y el humor, puede ser una buena forma de acercarse al público?

FM: Sí. Puede ser. Antes me llamaban mis amigas y conocidos de, ahora me llaman otras marcas más populares en el medio. Ahora estoy haciendo un trabajo para La Papelaria junto a Vero Young, artista plástica. Tenemos que dibujar las tapas de unos cuadernos para Lúmina. Es un proyecto precioso en el que estoy trabajando puntualmente ahora. ¡Son 250 tapas! Un trabajo enorme porque cada tapa es única. Estoy chocha y agotada. También me llamaron de Ladysoft. Por eso, estoy viviendo una etapa que no puedo creer.

 

 

 

VC: ¿Qué te dicen en tu familia?

FM: Mi familia es re tradicional. Para ellos soy una artista bohemia, loca. Al principio era más la lucha. Cuando era más chica expresaba mi dinámica familiar a través de los dibujos y a ellos no les gustaba. En casa la cosa era: las mujeres ponen la mesa y los varones miran fútbol y Maru tendele la cama a tus hermanos (tiene tres hermanos varones). Ahora que vieron que es un medio reconocible de expresión y que hago plata, lo aceptan más. Por ejemplo, para mi vieja, fue un punto de quiebre que las amigas me empezaran a seguir en Instagram, y le hablaran de mis dibujos.

VC: ¿Qué es @funkymarucha para vos?

FM: Es mi mejor medio de comunicación. Lo necesito. Es mi forma de expresión. Lo que no puedo creer es que haya gente que se identifique con lo que digo en mis historietas y que me pongan un like.

 

 

Contacto:
María Eugenia Elorza
Cel: (+ 598) 98 97 67 80
Mail: mariaeugeniaelorza1@gmail.com
@funkymarucha

¿Qué opinás?

Acerca del autor

Me llamo Dolores de Arteaga y soy del 70. Amo la vida, con sus dulzuras y sus sinsabores, con mi pasado y mi presente. Tengo un largo camino recorrido como mujer y como ser humano, con todo lo que estas palabras implican. Fui niña y adolescente. Soy hija y madre, mujer de mi marido y amiga. ¿Mi marido? Mi pilar, el compañero que elegí desde que lo conocí, que nunca me cortó las alas para volar. ¿Mis hijos? Son lo más importante y fuerte que me pasó desde que nací. ¿Mis amigas? Son del alma, fueron mi propia elección, son mi otro yo, ven la vida con mis mismos lentes. sobremi Fui maestra, dueña de una tienda de segunda mano y ahora soy bloggera. Siempre digo que mis ciclos duran diez años; me gustan los cambios, reinventarme cada tanto. Me parece que las mutaciones forman parte del movimiento y de la riqueza de la vida. A partir de los 40 sentí que estaba empezando la otra mitad de mi existencia y se me despertaron gustos e intereses que quizás estaban dormidos. Me siento más entusiasta ahora que a los 20. Se preguntarán “¿qué se le dio por hacer un blog?”. Tengo intereses de todo tipo. Considero que leer es uno de los placeres de la vida, que el arte nos estimula los sentidos y que viajar nos enriquece el intelecto y el alma. Siempre me gustó descubrir la otra cara de las ciudades, hacer hallazgos donde no es fácil identificar a primera vista, descubrir y redescubrir lugares, conocer a la gente, estudiar la naturaleza humana en sus diferentes realidades, hurgar un libro hasta el cansancio, improvisar críticas de cine de lo más personales con amigas, salirme del clásico circuito pautado por unos pocos y estar pendiente de qué se puede hacer acá, allá o donde fuere. Pero sobre todo, me gusta reírme, y si es a carcajadas, mejor todavía. También soy una máquina de registrar datos. Siento un disfrute especial cuando lo hago. Mis amigas me llaman las “páginas amarillas”. Y hasta acá llegué para no aburrirlos hablándoles de mi. ¡Entren a descubrir el blog! ¡Para mí es un verdadero disfrute hacerlo!

Ver todas las entradas de lacitadina.

Banner observador 1 interna

Banner observador interna 2

Otra Noticias

banner observador interna 3

Not3